jueves, 1 de septiembre de 2016

FICCIÓN: 10 Lugares de Orihuela en donde pasar auténtico terror: 7. El Chapitel de la Senda de Cascante



Cada día aparece en los diarios locales un suceso que nos pone la carne de gallina.

Nuestro cuerpo y nuestra mente se han acostumbrado al exceso de información y ya no damos importancia a las noticias que nos bombardean constantemente y que pasan desapercibidas a lo largo de nuestras vidas.

Y resulta que a lo mejor, y digo solo a lo mejor, muy cerca de nuestras casas ha ocurrido alguna desdicha que desconocemos por completo.



Así, hace poco estuve visitando un lugar bastante tétrico y lleno de oscuridad. Una casa abandonada muy próxima a la zona de Los Andenes que les aseguro a las 11 de la noche da mucho miedo.

Intenté hacer fotos con el Smartphone pero a oscuras es realmente difícil conseguir una buena imagen.


El caso es que tuve que acudir unos días después para realizar nuevas fotos con un poquito más de luz a una hora más temprana.

En las dos ocasiones en las que he ido a visitar este lugar tan curioso, he ido acompañado de otra persona que a veces interviene en mis investigaciones.

Lo realmente excepcional es que en la primera visita, mi acompañante no paraba de decir que escuchaba la voz de un niño.

Yo, como estaba ofuscado con conseguir la foto perfecta, no pude fijarme bien en ese detalle.

En alguna ocasión, pequeñas luminosidades surgían del interior del piso de arriba, que es inaccesible pues la escalera de acceso está destruida.


Y eso si lo puede observar, aunque no le di mucha importancia.

En la segunda ocasión que acudí al sitio, me tropecé con un vecino que estaba paseando al perro y que quiso acompañarme.

Por supuesto, no le conté nada de lo que estaba haciendo ni lo que en días anteriores había sido testigo otro investigador.

Así que empecé con mi manía de sacarle fotos a todo, mientras escuchaba a mi vecino decirme que había visto a un niño en el piso de arriba.

Ya mosqueado en esta ocasión, me introduje con cuidado en el interior del inmueble y me puse a indagar para comprobar si había alguien en su interior.


Nada, ni un respiro, ni un sonido, ni un alma.

Comprobé la escalera de subida pero estaba destrozada.

Cuando salí de allí el otro me interrogó por las voces de un niño que decía había seguido escuchado.

Seguramente es psicológico y mi acompañante que curiosamente no cree en nada de índole paranormal, lo sé porque es mi vecino y lo conozco, creyó escuchar la voz de un niño que parecía jugar y reírse en aquel lugar inhóspito y abandonado.

Un día después, me puse a investigar en los periódicos antiguos, por si había sucedido algún suceso trágico por la zona.

Y esto es lo que encontré en el diario local EL ECO DE ORIHUELA del 4 de Mayo de 1910:

Un adolescente de catorce años, había perdido la vida, apareciendo su cadáver en la acequia que aún puede verse en la misma puerta de la casa.


Cuentan, como anécdota curiosa de este lugar, que sirvió también como morada temporal del famoso Antonio Pujazón Samos, aquel con pistola en mano que apuntó a la cabeza del bárbaro que quería destruir la imagen del Cristo de la Agonía de Salzillo que se encontraba escondido en la Iglesia del Convento de San Francisco.

Dicho bárbaro, después de haber destruido varias tallas del maestro, se las había arreglado para atar una cuerda al Cristo que se encontraba en el altar y tiraba de ella con fuerza en el instante en el que Pujazón hizo acto de presencia.

Como no le hicieron caso en un principio, no tuvo más remedio que sacar su arma y apuntar con ella al salvaje para ordenarle que dejara lo que estaba haciendo.

Lo triste de esta historia (según algunas versiones) es que poco después, en 1939, Antonio Pujazón fue acusado por un tribunal militar de destrucción de imágenes religiosas y fue conducido a los muros del cementerio de Orihuela en dende fue fusilado.



IMPORTANTE:Por favor. Todos los lugares que aparecen en mi Blog son muy peligrosos. Están en ruinas y a punto de desplomarse o tienen un acceso con mucho peligro. No quiero que nadie se acerque nunca a uno de ellos. Podéis ver las fotos que acompañan cada entrada. Y si algún día pasáis junto alguno de los sitios mentados, miradlo de lejos. POR VUESTRA SEGURIDAD.


El "Chalet" en sus mejores tiempos

1 comentario:

  1. eso es el caseron de toda la vida, alli iba con mis amigos cuando eramos adolescentes a hacer botellon!!!

    ResponderEliminar