miércoles, 23 de septiembre de 2015

Los expedientes X de la Cruz de la Muela



La primera Cruz de la Muela de hierro que se colocó en Orihuela data de 1910, construida por el herrero Antonio Pérez Morell.
Fue un hermoso día 5 de mayo y en el acto participaron más de 7000 personas que subieron a la cima del monte en romería.

Ya en la cumbre se procedió a la bendición de la cruz y a continuación se celebró misa distribuyendo el pan eucarístico a todos los asistentes.
Algunos de los presentes dejaron que de sus ojos cayeran algunas lágrimas abrigados por la emoción reinante.

Se celebró una misa a las 7 y otra a las 12.
A partir de dicha hora algunos de los que se encontraban allí desde horas tempranas iniciaron el descenso.
Terminada la ceremonia, comenzó la fiesta y se levantaron una especie de toldos en forma de tiendas de campaña en donde los peregrinos se protegían de los ardientes rayos del sol.
Cobijados en la sombra las gentes empezaron a comer y a disfrutar del momento junto a sus vecinos oriolanos.

A media tarde, el resto de peregrinos que quedaban en la cima descendieron hacia la Iglesia en donde había comenzado la romería.

Pasados cuatro días y olvidada ya la resaca de júbilo que se mantuvo durante ese tiempo, caminaban unas mujeres cerca de la senda conocida como “De la Pina”.

Una de ellas advirtió a las demás de que veía con sus propios ojos algo que asemejaba el cuerpo de un hombre.

Las más valientes se acercaron al bulto y comprobaron que se trataba del cadáver de un anciano.

Aquel desafortunado caballero se llamaba Ramón Brú Ruiz, era natural de Benferri y tenía 70 años.

Sin otras pruebas y guiándose por las magulladoras y moratones que presentaba el cuerpo, se dictaminó que seguramente el día de la romería el hombre habría sido sorprendido por la noche en el regreso a su morada con tan mala suerte de que habría tropezado y habría caído rebotando por las escarpadas rocas hasta llegar al pie de la senda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario