lunes, 14 de noviembre de 2011

La curiosa Cueva de Madaria de Orihuela


¿Cueva de Madaria?
¿Qué es eso?
Era la primera vez que escuchaba hablar de tal cosa.
La única y más famosa cueva de Orihuela era la tan visitada Cueva del Calor que se encuentra a la altura del Castillo de los Moros.



Estábamos un poco cansados de caminar todo el día por la montaña.
Pero mi cuñado Rubén nos propuso seguir indagando por la zona donde el vivía cuando era pequeño.
Nos habló de una finca llena de árboles y plantas, cuevas misteriosas y alguna que otra curiosidad más.
Por supuesto, no pudimos negarnos y marchamos en busca de tales maravillas.
Primero, cogimos el coche y nos dirigimos hacia el túnel.




Una vez atravesado, bajamos hacia la izquierda por la zona de Capuchinos y llegamos a esta entrada.


Teníamos frente a nosotros la tan mencionada Finca de Madaria que sin embargo era una zona completamente desconocida por mí. (e imagino que para la gran mayoría de oriolanos).
Un espectáculo impresionante se abrió ante nuestros ojos. Descubrimos asombrados un milagro de la naturaleza llena de luz y color.
El bosque se extendía más allá de donde éramos capaces de alcanzar con la vista.



Mi cuñado nos habló de la zona y de cómo antiguamente se utilizaban ténicas de regadío en terracillas.


Aún pueden verse en esta fotografía.
Por fin llegamos a la tan rebuscada Cueva.
Os dejo aquí unos vídeos: (Pongo los enlaces debajo por si alguien tiene problemas con el Explorador).

Según se cuenta, esta cueva llegó a ser durante un tiempo el hogar de ciertas personas.
Tal y como se ve en el vídeo, yo conté cuatro habitáculos.
Si os fijáis podréis apreciar los restos de ropa o comida que quedan en el suelo.
No quise investigar más ni adentrarme en sus oscuros secretos porque tenía el miedo metido en el cuerpo de haber escuchado de boca de mi cuñado un relato que me puso los pelos de punta relacionado con la desaparición de varios animales de compañía y la aparición de sus restos en dicha cueva tras haber sido utilizados en oscuros ritos ascentrales.

Eso os lo contaré otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario