jueves, 15 de octubre de 2015

Primer Testimonio Oriolano de suceso extraño



Todos los días suceden cosas muy curiosas que están impregnadas de un halo de misterio.

Este es un testimonio de una persona que conozco bastante y que no es dada a fantasear ni a divulgar hechos que ella misma dice le da miedo hacer públicos porque teme que la tachen de loca.

El caso es que la historia no tiene desperdicio y tal y como me la contó se la cuento yo  para que juzguen por ustedes mismos.

Antes vivíamos en el Rabaloche. Nuestra casa se encontraba cerca de lo que es hoy una pequeña comisaría.

Mi marido y yo tenemos dos hijas pero lo que sucedió ocurrió con la primera de ellas cuando era muy pequeña e inocente.

Hacía muy poco tiempo que habíamos perdido a mi padre y estábamos con los trámites de la herencia.

Un día, dejamos a mi hija en casa y nos fuimos a hablar con el abogado para arreglar unos problemillas que habían surgido con el Testamento.

Estuvimos bastante rato fuera y después de algunas horas de papeleos y discusiones con otros familiares nos retiramos por fin a casa.

Al llegar, nada más entrar, mi hija se acercó y nos dijo:

-         ¡Mamá, mamá! ¡Ha venido el abuelito y me ha dicho que os dijera que todos los problemas que hay con la herencia se van a arreglar!

Mi marido y yo nos quedamos mudos y todo el cansancio desapareció de golpe.
Mi hija no había mentido nunca y no entiendo como podía haber sido capaz de contar una cosa así si no fue por que ocurrió de verdad.

Si ella dice que mi padre estuvo con ella aún habiendo asistido nosotros a su entierro unos días antes, yo la creo. Mi cría no tiene malicia. O por lo menos no la tenía cuando era una niña.

Cada vez que pienso en ese momento se me ponen los pelos de punta.

EXPEDIENTES X


No hay comentarios:

Publicar un comentario