martes, 19 de julio de 2016

Leyendas de Bigastro: La Visita de San Joaquín



Por allá por la ladera que baja del pueblecito de Bigastro hasta la huerta vio una señora al lado de su casa a un anciano que llevaba cogida de la mano a una niñita.

El rostro de aquel hombre mayor no le resultaba familiar a la bigastreña y con mucho tacto le interrogó por su identidad.

Tanto insistió la mujer que el anciano detuvo su caminar y dándose la vuelta le dijo:

-         Todos me conocen como San Joaquín y quisiera que aquí en donde me habéis detenido, se haga una imagen mía y sea colocada en el interior de la iglesia.

Habiéndose marchado el Santo, la mujer bajó al pueblo para dar la noticia de todo lo que había sucedido.

El Alcalde mandó a un perito y este empezó a realizar bocetos en presencia de la testigo.

Después de varios intentos y siempre siguiendo los consejos de la mujer, esta dijo:

-         Sí, este es.

Llevaron pues el dibujo ante los ojos del mejor imaginero que había en ese momento en las cercanías del pueblo que era conocido como Salzillo y este realizó la imagen que actualmente aún se conserva.

Pero el milagro no terminó ahí.

El día que colocaron la imagen en la Iglesia, se apareció de nuevo el Santo para dar su bendición y trasmitirles el mensaje que desde aquel mismo día él sería el Patrón y Protector de Bigastro.

LEYENDAS CERCANAS


No hay comentarios:

Publicar un comentario