domingo, 30 de agosto de 2015

Leyendas de Orihuela: La Leyenda del Canto Foral



En nuestra tierra existe una leyenda que conocemos por gracia del obispo de León D. Luis Almarcha.

Durante el sitio que Pedro el Cruel mantuvo a Orihuela en la guerra de los dos Pedros, envió a un emisario a parlamentar con el objetivo de conseguir nuestra rendición.

Los oriolanos, sin fiarse aún del enviado por su enemigo le vendaron los ojos y lo metieron en el canto foral que está situado detrás de la calle de arriba muy cerca del Colegio Santo Domingo.

Los huecos de la piedra horadada estaban tapados con tupidas cortinas. Y al quitarle la venda al emisario este creyó que lo habían hecho prisionero y dejado a solas en el interior de una mazmorra.

Indignado se puso a gritar a los cuatro vientos que su señor lo vengaría ante aquel insulto.

Entonces los oriolanos descorrieron todas las cortinas y le mostraron el esplendor de toda la comarca.

El castellano, se sintió entonces mucho más molesto y a la pregunta de cual era el nuevo motivo de su indignación este respondió:

- Porque vuestro canto foral tiene un balcón más hermoso que todos los de mi reino y esta verdad deberé comunicarla a mi señor aún a riesgo de sufrir su enfado. -

El Señor de Orihuela se quedó un instante pensativo y respondió:

- Decidle a vuestro rey que mientras quede en Orihuela una espada sin romper no pisará jamás este balcón. -

Una vez que la ciudad fue vencida, el rey quiso añadir a su escudo lo de "vuestras espadas siempre han prevalecido" y respetando el juramento de los oriolanos se comprometió a no pisar el balcón añadiendo que "su nombre de Foral será recuerdo del Fuero privilegiado que doy a Orihuela...


Visto desde la Calle de Arriba

LEYENDAS DE ORIHUELA

No hay comentarios:

Publicar un comentario