Ruta de la Muralla



Ya sé que llevaros por una ruta que recorra las ruinas que hay sobre nuestro Monte San Miguel es algo que a más de uno le dará pereza.

Por eso lo vamos a dejar en manos de la Asociación por la Conservación del Castillo de Orihuela que ya sabéis que suele realizar una ruta a las ruinas del castillo el primer domingo de cada mes.

Yo voy a proponeros un itinerario más fácil de realizar y que transcurre por la calzada de nuestra ciudad. Y que seguramente la mayoría de vosotros desconocíais.

Así que ya no hay excusas para conocer los restos de lo que fue nuestro pasado más preciado.

Os voy a llevar a recorrer los lugares por donde todavía quedan vestigios de lo que durante siglos fue considera una de las mejores murallas de la cristiandad.

¡Seguidme!



1. Empezamos esta curiosa ruta en la calle de la Torreta.


En esta calle, como puede apreciarse en la imagen nos topamos con una construcción en la zona baja del Monte San Miguel.

Se trata de una obra de tapia de tierra calicostrada sobre un zócalo de mampostería seguramente perteneciente al siglo XIV/XV que hemos podido datar gracias a unos restos cerámicos encontrados en el interior de la torre.

Se conservan dos paramentos que miden respectivamente 5,8 y 6,45 m.

Su altura máxima es de 6,69 m. y la anchura entre mechinales es de 80 a 90 cm.





2. Seguimos en la calle de la Torreta, justo al final nos topamos con una torre de planta cuadrangular de 8,9 y 9,26 m. de lado y una altura de aproximadamente 9 m.

Se trata de una obra de tapia de mortero de cal, arena y grava, con tongadas de piedras calizas al exterior. El interior es interesante porque muestra tongadas alternas de solo tierra con otras de cal.

A esta torre se le une un lienzo de muralla de 13,26 m. de longitud que se mueve hacia la dirección en donde se sitúa el Santuario de la Virgen de Monserrate. La base conservada es de mortero de cal con grava y piedras calizas y sobre ella, dos muros adosados de tapia de tierra calicostrada.

Los estudiosos lo han datado de la época almohade o mardinisí con posibles arreglos en época bajomedieval.





3. ¿Quién no conoce en Orihuela la famosa Torre de Embergoñes?

Esta torre hacía esquina con la muralla que antiguamente estaba situada junto al río, pero que hoy día está desubicada tras la canalización del Segura.

Es una obra tapial de mortero realizada mediante la técnica de encofrado.

Se puede apreciar claramente las distintas tongadas de piedras y cal así como las marcas de los mechinales que dejan una distancia entre hileras de 90 cm.

Tiene una planta de estilo hexagonal y sus lados miden aproximadamente 5,60 m.

La altura es de 4,15 m.

La distancia entre mechinales es de 9 cm.

Se conoce que era la torre más alta del recinto amurallado y que es de origen islámico de la época almohade.

Fue restaurada en el siglo XIV por los cristianos.

Los estudiosos apuntan a que sirvió como construcción defensiva y atalaya desde donde se vigilaban las crecidas del río.

Como dato curioso, destacar que cerca de su base estaba la Plaza de la Fusta, que era el lugar en donde se descargaban los troncos que los almadieros  transportaban desde la sierra del Segura hasta nuestra ciudad.

El depósito de agua que aparece en la imagen ha sido retirado.









4. De camino hacia Ociopía, ¿Quién no se ha fijado en esta particular construcción?
Se trata del Lienzo de la Calle Meca.

Una obra de mampostería irregular a base de mortero de cal y arena que tiene unos 13,15 m. de longitud y una anchura cercana a los 2 m. (1,82 m.).

La altura es de 1.44 m. en la calle y de 48 cm. En la mota del río.

Los habitantes de la época moderna de Orihuela realizaron unas ranuras sobre ella para poder colocar los portillos con los que se podrían defender de los acosos del río durante las riadas.

Posiblemente pertenece a la época bajomedieval cristiana. (Siglo XIV-XV).






5. Por supuesto, no podemos olvidarnos de uno de nuestros mejores museos, el Museo de la Muralla.

Si eres de Orihuela y no lo has visitado nunca no tienes perdón.

Es un lugar impresionante que te atrapa en el primer vistazo porque conserva vestigios de nuestro pasado y nuestra gloria.

En este museo se tenemos el tramo de muralla mejor conservado y documentado.

Es una visita obligatoria al igual que debería serlo la subida al Castillo.

80 m. de muralla lineales te están esperando allí con sus cuatro torres.

La anchura de esta mole es de entre 2 y 2,20 m.

Aunque la altura conservada es tan solo de 3 m, no debes de dejar pasar esta ocasión.

Obra tapial de mortero de cal, arena y grava con tongadas de piedras calizas.

Construida utilizado la técnica del encofrado de madera como sugieren las marcas que se pueden apreciar en toda la obra.

Destaca sobre todo la “Torre de Flanqueo” con un paso que permite acceder a los baños.
Los expertos lo datan de la época almohade o maldanisí. (Segunda mitad del siglo XII-Primera mitad del siglo XIII).

Se pueden apreciar una serie de modificaciones posteriores como el forro de sillería datado del siglo XIV/XV.

Vemos adosado a esta muralla el alcázar del infante D. Fernando, Señor de Orihuela.






6. Quizás no sepáis que en el Puente Viejo, estaba el acceso principal a nuestra villa medieval.

Había una enorme torre que contenía la puerta de entrada.

Esta torre se conocía con el nombre de Torre de Sala porque era la que albergaba el salón donde se reunían los dirigentes o personalidades influyentes del Consell Municipal.

Se sabe por los cronistas que sufrió terribles daños y tuvo que ser derribada o reforzada tras el terremoto que asoló Orihuela en 1484.

Se puede observar el detalle en la miniatura del cartulario y en varios grabados y planos que se conservan en el Archivo Municipal.






7. Entre el Puente Viejo y las tomas de las acequias tenemos documentado que transcurría un tramo de la muralla en donde se colocaron varios portillos que al perder su funcionalidad fueron desapareciendo para ir dejando su espacio adosado a las viviendas contiguas.

Se cree que pudieron quedar fosilizadas en algunos puntos como en los cajeros de las acequias y el muro situado junto a los azudes.






8. Entre el Palacio de los Roca y la Casa Casiniello, en la terraza del Hotel Tudemir encontramos la Torre de los Giles.

De planta cuadrangular de 8,90 x 9,25 m. y altura de 6,35 m. por la cara del patio y de 6,80 en la cara de la acequia.

Obra de tapial de mortero de cal y grava con  tongadas de piedras calizas de época almohade en el Bajo medievo Cristiano.




9. En la calle de Arriba tenemos dos lugares de importancia.

Se localizaron unos restos de bastante interés en la confluencia de la calle Barrionuevo con la Calle Miguel Hernández.

Sobre los restos hallados de una primitiva torre se reedificó otra de la que parten dos lienzos de muralla. Uno hacia la ciudad que incluiría la Puerta de Crevillente y el otro que se dirigiría hacia el albacar.

De esta torre primitiva solo se conserva un pequeño trozo de zócalo de mampostería de dos o tres hiladas de mampuestos, al cual se superpone un paramento de tapia del que solo se conservan apenas 54 cm. de altura y 115 cm. de longitud.


Una segunda torre se superpone a los restos de la anterior.

Se trata de una obra tapial de cal y canto con un zócalo de mampostería caliza que se adapta a las irregularidades de la roca.

El tapial es de mortero y piedras de un tamaño mediano par lo que se observa la utilización de la técnica de aguja perdida.

Se aprecian los restos de una escalera adosada a la roca que fue construida en un habitáculo que aprovecha la pared rocosa trasera como cierre.

El paramento de la torre tiene unos 225 cm. de altura y 582 cm. de longitud por la parte de la Calle de Miguel Hernández.

Se cree que la torre tiene un origen islámico, de época almohade con arreglos y modificaciones posteriores.


Esta imagen corresponde al lienzo de muralla inferior.

Obra de sillería de piedra caliza fosilífera y arenisca con sillares cogidos con mortero de cal y arena cuya disposición se realizó mediante el uso de soga.

Es una obra cristiana de época bajo medieval que enlazaría con la Puerta de Crevillente y que fue derruido en algunas partes durante el siglo XIX.

Su longitud es de 296 cm. y la altura máxima de 476 cm.

Su anchura apreciable es de 134 cm.

La muralla de esta zona debió pertenecer a la época almohade, justo después de la rebelión sofocada por Jaime I de los mudéjares.







10. Yo que he estudiado en este magnífico colegio de Santo Domingo tengo la suerte de conocer la Puerta de Callosa o de la Olma.

Es lo único que queda del Arrabal de San Juan construido durante la Guerra de los Dos pedros.

Obra de sillería que presenta un arco de medio punto custodiado por un ángel y acompañado por las barras de Aragón, nuestro querido Pájaro Oriol y una inscripción que fecha la puerta en 1558.



Y nada, este es el final de la ruta, espero que os haya gustado.


FUENTE:
El Castillo y las murallas de la Orihuela Medieval. 
CUADERNILLOS DIDÁCTICOS DIGITALES DEL
PATRIMONIO CULTURAL ORIOLANO Nº 02.1
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario