jueves, 5 de noviembre de 2015

Orihuela milagrosa: El Milagro de las Aguas


En fechas no muy lejanas, allá por el 16 de octubre de 1948, los habitantes de nuestra querida ciudad mantenían una situación extrema de tensión y miedo por lo que pudiera pasar, pues tenían aún fresco en sus atormentadas mentes lo que había sucedido en la última gran riada del 25 de abril del año 1946, en donde hasta el propio Obispo se había sentido prisionero de los acontecimientos, al haberse visto el Palacio Episcopal completamente incomunicado y porque los daños de las aguas habían llegado a afectar a varios pueblos de la Vega Baja.

El Río Segura se había desbordado invadiendo algunas de las calles de la ciudad.
Los más fervientes seguidores de la Doctrina Cristiana se pusieron en contacto con los sacerdotes y estos a su vez con el Obispo de la Diócesis.

Se dio entonces permiso para que nuestra querida Patrona, la Virgen de Monserrate fuera llevada cerca de las aguas y solicitar así un milagro.

Cuando todo estuvo dispuesto se pusieron en marcha los creyentes y los religiosos.
Entre ellos el Exmo. Y Rvdmo, Sr. Obispo de la Diócesis, el Dr. Don José García Goldáraz, el Sr. Deán Sr. Don Arturo Esquiva Mora, y varios sacerdotes además de miles de fieles

Se encaminaron hacia el Santuario para cargar sobre sus hombros la imagen de la Patrona y la llevaron hasta el Puente de Levante en donde entre cantos y oraciones se arrojó un ramo de flores sobre las aguas.

Al poco tiempo, los vecinos de Orihuela pudieron observar como la calma llegaba hasta las aguas. El crecimiento de la inundación se detuvo y empezaron a descender.

Y así, entre cánticos de alegría y vítores de ¡Milagro, Milagro!, todo volvió a la normalidad ante la atónita mirada de aquellos que unos instantes antes no creían que aquello pudiera suceder.

MILAGROS DE ORIHUELA


No hay comentarios:

Publicar un comentario