domingo, 25 de septiembre de 2016

La Fiesta de la Reconquista


De viejas tradiciones, religiosas leyendas e históricos recuerdos es el 17 de julio.

Día es este en que se celebra, no con el esplendor que se debiera, la fecha memorable en que los oriolanos se apoderaron por completo de la ciudad y su castillo, arrojando de ella a los árabes que la tenían cercada con su dominio. 

Era por el año 1242, cuando los cristianos, hartos de sufrir el yugo musulmán, decidieron dar el grito de religión y libertad. 

Aben Mohor, rey moro, alcalde de la ciudad, descubrió los planes de los cristianos, y envanecido de su poder acordó hacer un escarmiento ordenando fueran durante la noche pasados a degüello todos los enemigos del Islam. 

Tenía Ben Mohor un hijo que amamantaba la Armengola, mujer oriolana, fuerte, valiente y decidida.

Enterada esta de los terribles y sanguinarios propósitos del rey moro, le suplicó el indulto de sus dos hijas, a lo que accedió. 

Corrió la Armengola al barrio ocupado por los oriolanos a prevenir a sus hermanos de sangre y religión el grave peligro que les amenazaba. 

Hablaron, discutieron, hasta que, por fin, acordaron el estratégico plan a seguir que pusieron en práctica con bravura. 

Tres robustos jóvenes vestidos de mujer subieron acompañando a la nodriza del hijo de Aben Mohor a la fortaleza del castillo, y los musulmanes que nada sospechaban, abrían las puertas, cayendo a continuación sus cabezas segadas violentamente. 

Detrás, todos los oriolanos subían con serenidad de héroes, apoderándose poco después del castillo y la ciudad por completo, y arrebatando la bandera del vencido reinato moro, que se llevaron como trofeo de guerra y victoria y cuyos girones se conservan hoy como pendón glorioso de la Reconquista de nuestra ciudad.

Enterado de la heroica hazaña el infante don Alfonso, hijo del rey don Fernando de Castilla, llamado el Santo, admiro a los oriolanos y los llamó dignos descendientes del Rey Teodomiro; puso en movimiento sus huestes y ocupó la ciudad en nombre del Rey Católico.

La víspera de la fecha gloriosa, refiere la tradición, que aparecieron en el cielo dos estrellas descendiendo milagrosamente como anunciando el triunfo de los cristianos, la una hacia el castillo, y la otra bajando hasta el Arrabal. 

Las dos estrellas llevaban envueltas en su luminoso esplendor la figura de dos santas, Justa y Rufina, cuya fiesta se celebraba al día siguiente. 

Un voto público aprobado por el monarca y el Papa Inocencio IV nombró patronas de Orihuela a las vírgenes sevillanas Justa y Rufina.

Esta es a grandes rasgos la historia de la Reconquista de la ciudad de Orihuela, que todos los años, el 17 de julio, celebran los oriolanos con una sencilla fiesta cívico religiosa.

La víspera el día del Pájaro, como vulgarmente se llama al 17 de julio, por el pendón de la ciudad está rematado por un pájaro, el Oriol, escudo de nuestra ciudad, son colocadas sobre los viejos muros del histórico castillo dos luces, queriendo representar a las milagrosas estrellas que un día bajaron del cielo a la tierra anunciando el fin de la dominación musulmana en Orihuela. 

Todos los oriolanos que son padres enseñan a sus hijos las dos luces, y cuentan con orgullo la historia que la tradición les transmitió de la Armengola y sus dos hijas. 

Los niños escuchan atentos la narración que sus padres les hacen y difícilmente se les borra de su memoria.

En las primeras horas de la mañana del día del Pájaro es colocado el preciado estandarte en el balcón principal del Ayuntamiento. 

Y después de anunciar las campanas de todas las torres y los morteros disparados en la sierra que la histórica Señera saluda a la ciudad, es conducida procesionalmente primero desde el Ayuntamiento a la Catedral, y después de la Catedral a la iglesia de Santas Justa y Rufina, acompañada de ambos Cabildo Municipal y Catedralicio y seguirá de la muchedumbre que le aclama precedida de la banda de música que toca sin cesar.


FUENTE: 
JOSÉ MARÍA BALLESTEROS


No hay comentarios:

Publicar un comentario