martes, 17 de mayo de 2016

El sótano de la muerte


En el cementerio de Orihuela hay una tumba dedicada en especial a los sacerdotes de la ciudad.



En su interior, como cosa curiosa (con todo el respeto del mundo), podemos encontrar un espacio subterráneo dedicado a conservar los restos de aquellos que perecieron en una de las epidemias más terribles que se recuerdan que asolaron a nuestra querida ciudad.

Se accede a esta parte a través de unas escaleras que descienden hacia la oscuridad.

Antes de entrar a la sala, un cartel nos advierte del peligro para nuestras propias vidas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario