sábado, 28 de noviembre de 2015

Testimonio de una oriolana: La guitarra mágica


Cuenta una vecina de 58 años de edad de mi pueblo que recuerda un hecho inexplicable de cuando era una niña.

Siendo ella natural de la zona de Nerpio en el sureste de la provincia de Albacete por el año 1962,  añade que jamás ha podido olvidar lo que ocurrió aquella siniestra noche

Eran aproximadamente las 3 de la madrugada y por supuesto todos dormían en el hogar.
Una casita alejada de otras en donde se hacía vida rural y se luchaba a brazo partido con las adversidades del día a día.

Aquella madrugada algo les sobresaltó a todos simultáneamente.

Un sonido que primero pareció aislado pero que luego fue variando su cadencia hasta convertirse en una rica melodía producida por un instrumento musical rasgó la oscuridad de la noche.

Los más atrevidos de la familia se levantaron y se dirigieron en busca de la procedencia de tan misteriosos sonidos.

Recorrieron la casa hasta encontrar la fuente del fenómeno.

El sonido provenía del cofre que con tanto cariño guardaban tantos años por ser un objeto que pertenecía a la tradición familiar.

Debajo de este tenían escondido una vieja guitarra de la que sólo quedaba una cuerda.

Mi madre dijo aquella noche:

-         “El que se va a morir se ve que es músico que mira que bien toca”.

Y aquellas palabras que resonaron sobre la estancia se me grabaron como a fuego a través de mis despiertos oídos hasta el día de hoy en la que por más que lo intentamos no encontramos una explicación lógica.

EXPEDIENTES X


viernes, 27 de noviembre de 2015

Orihuela misteriosa: un caso de poltergeist y apariciones en la huerta oriolana


La Huerta de Orihuela trae consigo muchas sorpresas.
Además de haber hecho que un visitante extranjero hubiera exclamado nada más verla que este era el Paraíso Perdido que su compatriota Milton mencionara en sus famosas poesías sobre el cielo y el infierno, es posible encontrarse con viejas historias oscuras llenas de misterio que algunos de los que antaño fueron sus pobladores no han podido olvidar por la impresión que les causó en su momento.

Este es el testimonio que una persona afirma que le ocurrió a su madre en una vieja casa de la Huerta oriolana hace ya bastantes años.

No hacía mucho tiempo que había fallecido un familiar al que todos querían mucho.
Una noche, mientras permanecían en la cocina del hogar, la madre de esta chica se dio cuenta de algo que en seguida llamó su atención.

La distribución de la vajilla que había apenas unos minutos antes sobre la mesa había cambiado misteriosamente de forma.

La mujer volvió a colocar las cosas como a ella le gustaba y lo tomó como un pequeño descuido.

Al día siguiente volvió a ocurrir exactamente lo mismo.

Algunos de los platos se habían deslizado hacia el borde de la mesa y permanecían en pie sin caerse retando de una manera notable las leyes de la física pues era más grande la parte del plato que permanecía en equilibrio fuera de la mesa que el resto del plato.

La mujer, por supuesto, volvió a tomar el incidente como algo puntual y aislado y como pura casualidad.

Pero es que los días se sucedían y cada vez el fenómeno se repetía.

Lo habló con el resto de integrantes de la casa y entre todos trataron de convencerse de que nada anómalo ocurría allí.

Pero el fenómeno se repetía y volvía a repetirse.

El asunto ya empezó a convertirse en un quebradero de cabeza  pues por aquellos tiempos la gente era mucho más supersticiosa que en estos días de la actualidad y achacaron el extraño fenómeno de naturaleza imposible a las invisibles manos del fantasma del familiar fallecido.

Hasta que llegó un día en el que la criada montada en su bicicleta se cruzó con algo que parecía una sombra oscura.que se detuvo ante ella y que hace que casi cayera del sillín del susto.

Ante la pregunta de qué cosa era o parecía ser, la criada creyó escuchar una débíl voz que venía del más allá que pareció decirle que nadie le había ofrecido una misa por su alma.

Así que se lo contó a su señora y ambas tomaron el asunto como la explicación de los hechos ocurridos días antes en la cocina de la casa.

Se hicieron los preparativos para realizar una misa en honor al familiar fallecido.
Y llegado ese día, ya en el interior de la Iglesia la misa comenzó.

A los pocos minutos la criada exclamó a su señora que mirara hacia uno de los bancos vacíos del lugar sagrado pues en él veía como una sombra oscura acababa de posarse.

- Señorita, es ahí, ahí está la sombra. -

La señora miró al lugar que la otra le señalaba pero era incapaz de ver nada anómalo.
Tan sólo la servidora veía apenas unos pocos metros separadas de ellas a lo que parecía ser la misma sombra con la que el otro día se topase mientras montaba en la bicicleta.

domingo, 15 de noviembre de 2015

FICCIÓN: Diario de un Investigador: El caso del fantasma de la calle Timor


Era una noche como otra cualquiera de no haber sido por aquel escandaloso grito que partió de boca de uno de los habitantes de esta casa.



El sonido rasgó la oscuridad de la noche como una bala e hizo que muchas personas se estremecieran y se sintieran desprotegidas e indefensas.

La mujer había creído ver un rostro fantasmal en el hueco de la chimenea.

Los días siguientes transcurrieron entre acusaciones que partían de funcionarios del ayuntamiento de provocar una falsa alarma con el objetivo principal de ganarse el derecho a una vivienda más digna y de inesperadas visitas de vecinos curiosos e incluso investigadores que se sintieron atraídos por el supuesto hecho paranormal.



El caso fue que este anecdótico caso fuera recordado en Orihuela por algunas de las personas que fueron testigos del ambiente que se respiró durante aquellos días.

Con el paso del tiempo, ha sido imposible encontrar testigos que verifiquen lo que allí ocurrió.

Por ello, y para poder esclarecer un poco el misterio del asunto nos pusimos manos a la obra y empezamos una serie de interrogatorios que dirigidos en distintas direcciones pudieran arrojar un poco de luz en la inpenetrante oscuridad de estos casi veinticinco años transcurridos desde el acontecimiento.

Esta es una pista de audio que pone de manifiesto nuestros intentos por averiguar más sobre el misterio.




Por supuesto he tenido que editarla para borrar todos los espacios en blanco en donde sólo se podía escuchar mi desesperado intento de hablar con personas  que o bien se negaron a abrirme sus puertas o que se trataba realmente de viviendas desocupadas.

Así transcurrió toda la mañana, pateándome varias de las calles de los alrededores y entre pregunta y pregunta pero sin hallar ninguna respuesta aceptable que tuviese relación directa o indirecta con el tema que me interesaba abordar.

Decepcionado y sin ninguna pista a la que agarrarme decidí retirarme a mi casa para enfocar el asunto desde otro punto de vista.

Caminaba cabizbajo con la moral por los suelos y pasaba a la altura del Kiosco Josefa cuando vi que alguien sentado en una silla se me quedaba mirando.

Seguí caminado sumido en mis pensamientos pero de repente algo me detuvo.

El misterio siempre es el que te encuentra a ti.- Apareció en mi mente.

Pensé que si ese hombre se había quedado mirando era por algún motivo relacionado con el caso así que di la vuelta y me dirigí hacia a él para abordarlo con una simple pregunta.

Lamentablemente no tenía encendida la grabadora pero da igual porque al preguntarle a aquel hombre sobre las historias de fantasmas que habían sucedido en la calle Timor m respondió con algo que me hizo sentirme un poco mejor.

Me habló de la calle contigua, la Calle Comedias, y me contó ciertos acontecimientos que sucedieron allí en un albergue que se construyó en el año 2008 después de que en el 2006 hubiesen tirado abajo los restos de una vivienda conocida como Casa Carrió de la que aprovecharon la fachada.




El caso es que este habitáculo estaba construido pegado a la sierra de Orihuela y en su interior se conservaba una enorme cueva de la que se llegó a especular que hubo algún caso de fantasmas.

En mi vida había oído algo semejante así que fui lo más rápido posible a mi casa para indagar en la red sobre el tema.

Lo cierto es que encontré ciertas publicaciones online sobre la cueva y la edificación de la conocida actualmente como Casa de la Caridad.

Así que me preparé para ir por la tarde a echar un vistazo.

Cuando llegó la hora me dirigí con mucha ilusión hacia mi destino y pude comprobar que en el lado izquierdo del recinto había como un montículo de sierra que me atreví a subir y me topé de bruces con esta extraña ventana hacia no sé que tipo de construcción interior pero que casualmente está relacionada directamente con la casa de la calle Timor en donde sucedieron los hechos sobrenaturales.


Acceso cegado a calle Timor por callejuela Pedrera de Viol

Aquí, realicé esta nueva grabación de audio.





Rodeé toda la zona y me decidí a intentar cualquier día de los próximos a acercarme y pedir permiso para que me enseñaran la cueva.

Esto fue el domingo y el martes de improviso apareció en mi lugar de trabajo uno de los principales encargados de cuidar y mantener el buen funcionamiento de la Capilla que está situada en la calle Valencia.

Hablando del tema con él me confesó que no sabía nada sobre esa cueva pero me animó a que llamara a Cáritas de Orihuela para solicitar un permiso para que me la pudieran enseñar de parte de él y su mujer que pertenece a esta organización. Y así lo hice quedando para la visita el siguiente domingo día 15 de Noviembre de 2015.

Y al puro estilo de lo que suele contar el maestro Iker quiso el destino que aquel mismo día me encontrara con mi cuñado y lo pusiera en antecedentes sobre todo el tema que me traía entre manos.

En la conversación, mi familiar me sugirió un nombre de un antiguo compañero suyo que había sido casualmente el director que estuvo al frente durante todo el proceso de rehabilitación de la antigua Casa Carrió hasta convertirla en la Casa de la Caridad.

Y hablo del destino y de la casualidad más pura porque como si al pronunciar su nombre aquel sujeto nombrado se sintiera atraído por el hechizo del momento pues de repente apareció por donde nosotros estábamos apenas unos minutos después de haberlo nombrado.

Así que me dio más información sobre el lugar y también me dio su permiso para solicitar la visita.




Lamentablemente el tema de los fantasmas o apariciones no surgía por ningún lado así que me conformé con lo que tenía y me dejé llevar por lo que el destino parecía tener reservado para mí.

Unos días después, estuve hablando con un hombre mayor al que por supuesto también interrogué y esta vez sí por fin me dio algo a lo que agarrarme mientras sigo con la investigación.

En la charla que me dio me confesó haber pasado miedo cuando era niño cuando él y sus amigos visitaban la cueva porque se decía que en su interior había fantasmas.

Y digo yo que ¡Por fin apareció algo relacionado con el tema!

También me contó que su madre de 90 años cuando era niña le habían contado que en el interior de esa cueva había un enorme y peligroso dragón. Cosa que por supuesto pertenece a los cuentos que les cuentan por las noches a los niños para evitar que pongan en peligro sus vidas adentrándose en lugares inhóspitos y no aconsejables.

Y por fin llegó el tan ansiado día, el domingo 15 de noviembre.

No pudo dormir más desde las 6 de la mañana y a las 8:30 había quedado con mi cuñado para irnos de senderismo por la montaña antes de visitar la cueva.

Cuando llegó la hora me reuní con él y nos fuimos hacia la Calle de Arriba para ascender hacia el Canto Foral y poder participar en la leyenda que se viene contando en Orihuela desde tiempos inmemoriales.

Por supuesto que hicimos muchas fotos y recorrimos toda la sierra en busca de los restos de las murallas del Castillo de los Moros.

A la 1 habíamos finalizado y por fin nos dirigimos hacia la Casa de la Caridad.

En la puesta tocamos el timbre y me identifiqué como invitado por Cáritas para mostrarnos la cueva y gracias a ello pudimos pasar sin problemas aún habiendo interrumpido la preparación de la comida justo en ese momento por parte del voluntario encargado de mostrarnos la cueva.

Recorrimos todo el patio y fuimos viendo los elementos más destacables del lugar.

Lamentablemente, la cueva había sufrido un desprendimiento hacía 7 años y se encontraba cerrada con una valla que no permitía entrar en su interior.

Pero por lo menos estas son las fotos que quedan como testigo de nuestra visita. (Cueva y elementos arqueológicos de alrededor)


Cueva cerrada

Horno de hace 200 años

Cueva, parte de arriba

Fuente árabe

Otra cueva

Otra cueva

Elementos del jardín


Me hubiese gustado haber podido hacer una nueva grabación de audio en su interior pero al estar cerrada al público ha sido imposible.

Lástima, otra vez será.

Y esto es todo lo que tenemos de momento sobre la inestigación de la calle Timor a la espera de nuevas indagaciones que no cesarán.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Diario de un investigador: LA CHICA DE LA CURVA


Regresábamos mi pareja y yo a casa después de una larga visita por tierras de fuera.
Habíamos ido al cumpleaños de la sobrina de mi mujer que tiene un hermano en una pedanía de otra provincia.

Era ya tarde cuando salimos de allí así que imagino que serían aproximadamente las 2 de la madrugada.

La fiesta había empezado temprano pero como ocurre siempre, los adultos nos vamos animando y no podemos dejar de hablar y pasarlo bien.

Así que cuando miramos el reloj era ya muy tarde y el camino de regreso un poquito largo.

Montamos en el coche sin gana alguna y nos dirigimos hacia Orihuela.

La que conducía era mi mujer. Yo había tomado unas copas de más y no quise arriesgarme.

El sueño hizo aparición y me quedé dormido.

Mi mujer me dio un golpecito con el codo y me desperté en medio de la oscura noche en una carretera que con los ojos aún semicerrados no pude distinguir.

Una persona esperaba a un lado de la carretera.

Vestía de un color claro, creo que blanco y su cara era bastante pálida.

En seguida me vino a la mente las historias que cuentan en los programas de misterio tipo Milenio 3.

Era un retrato idéntico a lo que en dichos programas se cuenta.

La chica nos hizo unas señas para que parásemos y mi mujer se atrevió a hacerlo. Les aseguro que yo jamás lo habría hecho.

Con la ventanilla bajada le preguntamos lo que deseaba y nos dijo que se había perdido de camino a su casa que no estaba muy lejos y nos preguntó que si podíamos ser tan amables de llevarla.

Mi mujer que es una persona muy atenta, le dijo que subiera y la chica cuando quise darme cuenta ya estaba detrás de mí.

Yo no sabía como romper el hielo y entre bostezos le pregunté que si no sería una de esas apariciones que salen en la carretera de noche.

La chica se rió pero no añadió nada.

Pasamos unos minutos muy tensos en el interior del vehículo y a lo lejos apareció una curva pronunciada.
La chica dijo algo en un tono muy suave que apenas pude distinguir.

Le pregunté por lo que había dicho y al volverme hacia la izquierda vi por el rabillo del ojo que mi mujer se había quedado muy pálida, como si hubiese visto un fantasma.

Las palabras de la joven resonaron en mi cabeza acompañadas de un temblor que se propagó por todo mi cuerpo.

Esta vez sí le escuché decir:

-         En la curva morirás tú.

Ahora no puedo creer en lo que os estoy contando pero os puedo asegurar que aquella noche fue la más terrorífica de mi vida.

Cuando miré hacia la parte trasera del vehículo para pedirle una explicación al comentario que había hecho descubrimos para nuestro horror que la chica ya no estaba en el coche.
Como si se hubiese evaporado, el sillón se encontraba vacío.


Este podría ser el típico relato de alguien que ha sido testigo del ya clásico episodio sobrenatural conocido como LA CHICA DE LA CURVA.

Pues bien, en la lista oficial de lugares en donde ha ocurrido el fenómeno, recogido por el programa MILENIO 3, dirigido y presentado por IKER JIMENEZ, aparece Orihuela concretamente en una de las carreteras que llevan hacia LA APARECIDA.

Como oriolano que soy y amante de estos temas de misterio cogí mis utensilios básicos de investigador (Un simple smartphone) y me propuse echar un vistazo.

Convencí a mi mujer para que me llevara al sitio y yo empecé una experiencia que aunque no aporte nada sí es entretenida.

Espero que por lo menos la disfruten.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Orihuela milagrosa: El Milagro de las Aguas


En fechas no muy lejanas, allá por el 16 de octubre de 1948, los habitantes de nuestra querida ciudad mantenían una situación extrema de tensión y miedo por lo que pudiera pasar, pues tenían aún fresco en sus atormentadas mentes lo que había sucedido en la última gran riada del 25 de abril del año 1946, en donde hasta el propio Obispo se había sentido prisionero de los acontecimientos, al haberse visto el Palacio Episcopal completamente incomunicado y porque los daños de las aguas habían llegado a afectar a varios pueblos de la Vega Baja.

El Río Segura se había desbordado invadiendo algunas de las calles de la ciudad.
Los más fervientes seguidores de la Doctrina Cristiana se pusieron en contacto con los sacerdotes y estos a su vez con el Obispo de la Diócesis.

Se dio entonces permiso para que nuestra querida Patrona, la Virgen de Monserrate fuera llevada cerca de las aguas y solicitar así un milagro.

Cuando todo estuvo dispuesto se pusieron en marcha los creyentes y los religiosos.
Entre ellos el Exmo. Y Rvdmo, Sr. Obispo de la Diócesis, el Dr. Don José García Goldáraz, el Sr. Deán Sr. Don Arturo Esquiva Mora, y varios sacerdotes además de miles de fieles

Se encaminaron hacia el Santuario para cargar sobre sus hombros la imagen de la Patrona y la llevaron hasta el Puente de Levante en donde entre cantos y oraciones se arrojó un ramo de flores sobre las aguas.

Al poco tiempo, los vecinos de Orihuela pudieron observar como la calma llegaba hasta las aguas. El crecimiento de la inundación se detuvo y empezaron a descender.

Y así, entre cánticos de alegría y vítores de ¡Milagro, Milagro!, todo volvió a la normalidad ante la atónita mirada de aquellos que unos instantes antes no creían que aquello pudiera suceder.

MILAGROS DE ORIHUELA