miércoles, 23 de septiembre de 2015

Los expedientes X de la Cruz de la Muela



La primera Cruz de la Muela de hierro que se colocó en Orihuela data de 1910, construida por el herrero Antonio Pérez Morell.
Fue un hermoso día 5 de mayo y en el acto participaron más de 7000 personas que subieron a la cima del monte en romería.

Ya en la cumbre se procedió a la bendición de la cruz y a continuación se celebró misa distribuyendo el pan eucarístico a todos los asistentes.
Algunos de los presentes dejaron que de sus ojos cayeran algunas lágrimas abrigados por la emoción reinante.

Se celebró una misa a las 7 y otra a las 12.
A partir de dicha hora algunos de los que se encontraban allí desde horas tempranas iniciaron el descenso.
Terminada la ceremonia, comenzó la fiesta y se levantaron una especie de toldos en forma de tiendas de campaña en donde los peregrinos se protegían de los ardientes rayos del sol.
Cobijados en la sombra las gentes empezaron a comer y a disfrutar del momento junto a sus vecinos oriolanos.

A media tarde, el resto de peregrinos que quedaban en la cima descendieron hacia la Iglesia en donde había comenzado la romería.

Pasados cuatro días y olvidada ya la resaca de júbilo que se mantuvo durante ese tiempo, caminaban unas mujeres cerca de la senda conocida como “De la Pina”.

Una de ellas advirtió a las demás de que veía con sus propios ojos algo que asemejaba el cuerpo de un hombre.

Las más valientes se acercaron al bulto y comprobaron que se trataba del cadáver de un anciano.

Aquel desafortunado caballero se llamaba Ramón Brú Ruiz, era natural de Benferri y tenía 70 años.

Sin otras pruebas y guiándose por las magulladoras y moratones que presentaba el cuerpo, se dictaminó que seguramente el día de la romería el hombre habría sido sorprendido por la noche en el regreso a su morada con tan mala suerte de que habría tropezado y habría caído rebotando por las escarpadas rocas hasta llegar al pie de la senda.

domingo, 20 de septiembre de 2015

Orihuela misteriosa: Centro Espirita LA LUZ DEL CAMINO


El 9 de mayo de 1994 fue inaugurado en Orihuela el Centro Espiritista denominado “La Luz del Camino” situado en el nº 13 de la calle Cádiz Bis de la urbanización de Montepinar.

Como invitado de honor asistió el espirita brasileño de fama internacional Divaldo Pereira Franco

En una entrevista concedida  a la revista socio cultural LA LUCERNA el señor José Aniorte Alcaraz (presidente del Centro Espirita) afirmaba que el espiritismo es una ciencia que sin imponer nada a nadie y respetuosa con las convicciones de cada uno trata de la naturaleza, el origen y el destino de los espíritus, y de sus relaciones con el mundo corpóreo.
Tiene por objetivo combatir la incredulidad y sus funestas consecuencias, ofreciendo pruebas evidentes de la existencia del alma y de la vida futura.

La doctrina Espirita se basa en la existencia de un mundo invisible, integrado por seres incorpóreos que pueblan el espacio y que son almas de los que han vivido en la tierra o en otros mundos, donde dejaron su envoltura material.

El proceso de comunicación se realiza a través del grupo formado por los asistentes a la sesión que elevan sus vibraciones y por mediación de un médium, nuestros familiares y amigos ya desencarnados se comunican con nosotros y transmiten sus mensajes, nos aconsejan y nos ponen en contacto con otros espíritus que son personas que ya desencarnaron y que están sufriendo, asustados, enloquecidos y muchas de las veces no se dan cuenta de que ya han muerto. Nosotros tenemos que aconsejarlos y tranquilizarlos para que se den cuenta de su nueva situación.

Ayudamos también a personas que están enfermas, enfermedad que la medicina y nuestros médicos no pueden tratar. Esta clase de enfermedad espiritual consiste en que espíritus negativos o malévolos se apoderan de seres más interiorizados debido a deudas contraídas en el pasado y que aún no han podido rescatar.

Estos espíritus negativos ven en estos hermanos una presa fácil y se apoderan de ellos con el deseo de venganza o simplemente, para hacer daño. Nosotros, muchas veces con la ayuda del Mundo Mayor, conseguimos la estabilidad de estos enfermos y al mismo tiempo ayudamos a sus perseguidores por medio del esclarecimiento, ya que ellos también son nuestros hermanos.

En definitiva, los espíritus sn todas las personas que ya han muerto. Con la muerte nos desprendemos del cuerpo material y volvemos a nuestro cuerpo astral, que ya teníamos antes de nacer, pero la muerte no cambia nada, continuamos con nuestros vicios o virtudes, es decir, quien es malo, vicioso o ignorante, así continúa, y quien es bueno, virtuoso o sabio, continúa siéndolo. Los primeros son los Espíritus maléficos o negativos y los segundos son los Espíritus buenos y elevados. Si tenemos los mismos gustos y las mismas vibraciones que los Espíritus malos los atraemos  y pasan a vivir con nosotros, son nuestros amigos, nos aconsejan y nos ayudan a llevar una vida descontrolada con lo cual nos hacen mucho daño.

Si nuestras vibraciones son elevadas, si practicamos las enseñanzas de nuestro querido y buen maestro Jesús, atraemos a los Espíritus elevados que nos ayudan y aconsejan y cuando regresamos al plano espiritual, nos esperan de brazos abiertos.

Teléfono para el que esté interesado: 656849678
Página Web: http://laluzdelcamino.com/

Orihuela misteriosa: La Diablesa


Cuentan algunas leyendas antiguas, que los Demonios eligieron un hermoso lugar en la tierra para alojarse.

Así es como decidieron quedarse en Orihuela.(Según aparece relatado en la novela DE ORIHUELA A BUENOS AIRES CON ÁNGELES Y DEMONIOS del señor Hilarion Lillo Roche)

La ciudad mágica que tiene a su alrededor más sectas satánicas de toda Europa. (Según el psiquiatra y profesor de la Universidad de Cádiz Leonardo Casais).

Y la única ciudad del mundo en donde se conserva un paso de semana santa que desde 1695 pasea por las calles la imagen de una diablesa.

Incluido este popular hecho en el libro: 99 LUGARES EN DONDE PASAR MIEDO de Lorenzo Fernández Bueno, según me contó en mi primera visita a Toledo, Luis Rodríguez Bausá (Colaborador de MILENIO 3 y CUARTO MILENIO y autor de los libros TOLEDO INSÓLITO, TEMPLARIOS EN TOLEDO).


Esta escultura bien conocida entre los oriolanos es única en su género.
El paso se compone de una cruz en donde se sujetan unas toallas descolgadas y unas nubes con cinco ángeles la rodean mientras portan un martillo, una corona de espinas, una escalera, unas tenazas, y la cruz que emerge de la bola del mundo que un esqueleto abraza en posición de descanso. Frente a él, un diablo con pechos mantiene en su mano una manzana.

Existe una representación similar del diablo en la Columna de la Peste de Viena, una escultura realizada en 1682 por Johann Bernard Fiseher Von Erlach.

El paso camina con lentitud a través de las calles oriolanas y se detiene ante las puertas de las iglesias de la ciudad a las que no tiene permitido su entrada.

Parece ser que los documentos que nos hablan de su origen ponen a este en el siglo XVII cuando varias cofradías que se agrupaban bajo el nombre de Cofradía del Santísimo Sacramento, realizaron obras de carácter piadoso como la sepultura de personas sin hogar que vagabundeaban por las calles o algunos de los criminales que eran ajusticiados.

A finales del siglo XVII tras la primera procesión, los labradores encomendaron al artista Nicolás de Bussy un nuevo paso iconográfico que salió a las calles por primera vez en procesión en 1695.

Los agricultores del Arrabal de San Agustín tuvieron que endeudarse para poder pagar la obra como se ve reflejado en antiguos manuscritos.

Sobre este paso y especialmente sobre la figura de este demonio corren cientos de oscuros rumores y leyendas.

Se ha llegado a decir por algunos oriolanos que cuando han pasado junto a la escultura de la diablesa han podido escuchar voces que parecían provenir de su interior.

Pero eso ya lo contaré en próximas entradas…

Orihuela curiosa: El secreto de la buena suerte Oriolana


Orihuela tiene en su sierra gran abundancia de un mineral verde conocido como la Malaquita (La que los males quita).

Una piedra a la que desde inmemorables tiempos se le atribuyen propiedades sanadoras capaces de quitarnos cualquier mal.

Químicamente no es más que un carbonato básico de cobre blando (dureza de 3 a 4) y de color verde.

Se supone, según los viejos chamanes y curanderos, que absorbe la energía que causa el dolor cuando es colocado sobre una parte del cuerpo en donde se padecen molestias.
Que mejora el estado de ánimo y el cansancio físico.
Ayuda a conciliar el sueño. Fue de uso común en la Edad Media para ahuyentar los malos sueños.

Los egipcios la utilizaron para las infecciones oculares y sus mujeres como sombra de ojos.

También ha sido utilizada como facilitador de confianza en nuestras propias capacidades.

Se dice que es capaz de curar la ansiedad y el estrés.

Celtas, griegos y romanos la tenían como la piedra que atraía la buena suerte y la prosperidad.

Los pueblos antiguos la utilizaron como emblema de inteligencia, buena estrategia y protección.

En la edad media, en casos de inspiración, protección, atracción de fortuna, fertilidad e inteligencia.

Ha formado parte de anillos, brazaletes, báculos, columnas, chimeneas, lámparas, mesas, bandejas, encimeras, cajas, etc.

Así que, para concluir, algunos de los oriolanos que tengan un exceso de buena suerte le tengan que agradecer a este mineral parte del mérito de sus logros.

martes, 15 de septiembre de 2015

Las últimas palabras de Gabriel Miró



Muchos ríos de tinta han corrido desde su fallecimiento el 27 de mayo de 1930.

¿Era el escritor alicantino que inmortalizó a nuestra querida ciudad un apasionado de los temas esotéricos como la reencarnación?

Así lo afirman algunos de los especialistas que han estudiado su figura.

Si nos fijamos en sus últimas palabras, podrían darnos una clara pista de que era un hombre que era capaz de creer en que posiblemente había algo después de la vida.

- Me voy, quiero acabar. La muerte no tiene ninguna importancia. Es un tránsito… Y yo estoy bien preparado-

Hay ciertos datos objetivos que podrían probar la teoría de que Gabriel Miró tuvo sus más y sus menos con los temas relacionados con el esoterismo.
Investigando en su biblioteca, encontramos obras de Flammarion, Dios en la naturaleza (1873) y Los mundos imaginarios (1873) y de Allén KardecCiel et Enfem como Ou la justice divine selon l´espéritisme (1865). Por si fuera poco, su amigo y crítico González Blanco tenía relación directa con la revista Sophia, que no es otra cosa que un órgano de la sociedad teosófica de los años 1893 a 1912. En dicha revista aparecen varios artículos relacionados con el teosofismo que pudieron influenciar la obra de Miró.

En el año 1855 se fundó la primera sociedad espiritista de España en Cádiz. Y uno de sus adeptos más famoso por la España de aquel entonces, Rosso de Luna, pudo coincidir en Madrid con el escritor cuando preparaba sus oposiciones a la judicatura.

Aunque esto no es más que una hipótesis, no podemos negar la influencia que tuvo esta corriente en las obras de su primera época como Los amigos, los amantes y la muerte en donde aparecen diversas referencias a la teoría de la transmigración de las almas o del eterno retorno.

También encontramos algunas claves esotéricas en las novelas: La palma rota, La novela de mi amigo y Las cerezas del cementerio.

Quizás por ello y para terminar, las últimas palabras del escritor alicantino fueron:

- ¡Señor!, ¡Llévame!-

sábado, 12 de septiembre de 2015

FICCIÓN: 10 Lugares de Orihuela en donde pasar auténtico terror: 2. La casa maldita de La Murada


Si hay alguna zona de Orihuela de la que puedo hablar con propiedad en donde han ocurrido fenómenos extraños esa es la pedanía de La Murada.

Un pueblo cercano a Orihuela en donde prácticamente cada casa e hijo de vecino tiene una historia oscura que contarte.

Fijándonos en una zona concreta para forjar esta historia os hablaré de varios sucesos extraños que allí acontecieron.

Hace muchos años una humilde familia numerosa que habitaba una de las casas de la zona caliente de La Murada vivía con normalidad en su habitáculo.

Padres de 8 hijas veían como se iban por la borda las expectativas de tener un hijo varón.

Así que un triste día, la madre alzó su voz hacia los cielos diciendo:

-         “Señor, aunque siendo animal me nazca un hombre”.

Y sonando como un presagio de lo que iba a ocurrir, el señor le dio un varón.

Un hermoso niño que con el tiempo sus padres empezaron a quedarse extrañados al percibir de él que no pronunciaba palabra alguna.

Ni un “mamá”, ni un “papá”. Tan solo gruñidos y ruidos molestos con la boca.

Los años pasaban y el bebé se hizo un hombrecito pero siguió sin pronunciar palabra y su comportamiento era más parecido al de una bestia que al de una persona cuerda.

Así que la familia no tuvo más remedio que mantenerlo casi siempre atado para que no hiciera ninguna travesura.

La mayor parte de su vida la pasó atado a una ventana en donde los vecinos de las cercanías podían escuchar sus aullidos.

En una de las casas cercanas una familia vivía un drama diferente pero igual de siniestro.

Habiendo fallecido un familiar, la Señora de la casa sentía de cerca presencias que la atormentaban.
Así los días acontecían entre vasos y platos que de forma inexplicable caían de las estanterías o mecedoras que se movían solas.

La familia ya no pudo más y se marchó del lugar viajando a Madrid dejándolo en manos de su hermana.

Esta nueva familia vivió feliz durante un tiempo sin presenciar nada fuera de lo común hasta que una noche, sintieron la presencia de algo encima de la marquesina de la casa de enfrente.
Según me cuenta una testigo de los hechos, pudieron ver con claridad a esto del anochecer, pero sin estar oscuro todavía, unas formas que asemejaban humo formando tres figuras humanas que se movían por la marquesina como si patinaran por la misma.
De este hecho fueron testigos tres integrantes de la familia.

Las sombras se acercaron a una de las ventanas y como si atravesaran el cristal desaparecieron ante la mirada atónita de sus vigilantes.

Los hechos paranormales no eran muy frecuentes pero de vez en cuando algo ocurría que despertaba su atención.

Una de las tardes vieron pasar por entre los árboles que hay plantados en el huerto lo que parecían sombras oscuras con forma humana.

Incluso se da el caso de una noche en la que sintiéndose abrigadas por la presencia de un familiar fallecido pidieron a este una señal.

- Si estás bien haznos una señal dos veces pero si quieres que recemos por ti que sean tres.-

Y en la madrugada de alguno de los días siguientes un sonido les despertó y escucharon una regla de madera golpeando sobre una mesa de aglomerado tres veces para indicar a la familia que el alma en pena que los visitaba necesitaba de la oración para descansar en paz.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Orihuela Milagrosa: La endemoniada de Orihuela

Representación Teatral Infantil

Partiendo el Padre Vicente Ferrer de nuestro pueblo vecino Beniel en donde venía de realizar un milagro que le devolvió el habla a una chica que no podía hablar, siente este el deseo de volver a pisar Orihuela de donde tuvo que partir con prisas al haberse convertido en el objetivo de las envidias que el prior de un convento le dedicó.

El demonio bajo la forma de una joven llamada Remei intenta por todos los medios impedir que el padre llegue a Orihuela.

Pero el santo que está tocado por la mano de Dios, consigue sortear todos los obstáculos que Satanás pone en su camino hasta llegar a la ciudad que le espera con los brazos abiertos.

Una vez allí, impone su voluntad sobre la de los demonios que poseen el cuerpo de una Oriolana a través de un exorcismo.

La gente clama y alaba el milagro y entonces el prior que con anterioridad lo había expulsado de nuestra ciudad, lo visita para pedirle perdón.

Vicente Ferrer le otorga el perdón pero dejando constancia de que no es él el que lo perdona sino el mismísimo Dios al haber mostrado arrepentimiento.

Y añade que ha obrado bien al buscar el perdón divino ya que su vida se está acortando con presteza y que no le queda mucho tiempo para que la muerte se lo lleve del mundo de los vivos.

Orihuela milagrosa: La niña atropellada




En el año 1689, una niña, la hija de Juan Albalat, mayordomo del Obispo Sánchez de Castellar, jugaba en la calle de la Feria y tubo la mala suerte de que una galera que pasaba por allí se despistó y atropelló a la niña pasándole las ruedas por encima de esta.

Su madre fue testigo del hecho y mirando al cielo pidió de todo corazón a la Virgen de la Fe que su hija no hubiera sufrido daño alguno.

Se acercaron prestos los que andaban cerca para rescatarla y haciendo un examen exhaustivo de su cuerpo vieron que la niña viva no tenía nada en el cuerpo, ninguna herida, ninguna llaga, tan solo las marcas de las ruedas de haber pasado por encima.

Fuente: LA VERDAD DIGITAL Artículo de D. Antonio Luis Galiano.publicado el 13 de Febrero del 2015.

MILAGROS DE ORIHUELA

Orihuela milagrosa: La Resurrección del niño que cayó al pozo



En el año 1679, el hijo de Vicente Bernisola y María Martínez, vecinos del convento de Capuchinos de Orihuela (Ya desaparecido) jugando junto a un pozo, perdió pie y cayó en su interior.

Cuando los lugareños lo rescataron de este, el niño ya se encontraba sin vida.

Como última esperanza, levantaron su cuerpo y se dirigieron con él a la Iglesia y lo depositaron ante el altar de la virgen.

Todos congregados allí se postraron ante Dios y comenzaron a rezar para pedir que el niño volviera junto a ellos.

Y resulta que alguien en los cielos se apiadó de sus tristes almas pues al poco el niño recuperó la vida y se abrazó a sus padres que no pudieron contener las lágrimas entre el clamor popular.

Fuente: LA VERDAD DIGITAL Artículo de D. Antonio Luis Galiano.publicado el 13 de Febrero del 2015.

MILAGROS DE ORIHUELA

Orihuela milagrosa: La levitación del Capuchino Ignacio de Monzón



Durante muchos años, hubo en Orihuela, en una de las paredes de la calle del Ángel  una pequeña marquita en la que ya casi nadie reparaba. Una marca como esas que se ponen junto al río para recordar para siempre la crecida de las aguas.




Pero esa señal no estuvo ahí por casualidad, esa señal lo que nos quería indicar era hasta que punto al fervor y el amor incondicional a Dios podía introducirnos en un éxtasis tan profundo que te podría hacer incluso levitar.

Y esto es lo que le ocurrió en una procesión del Corpus al capuchino fallecido en 1613  Ignacio de Monzón.

Que en un momento dado de la procesión, su cuerpo se elevó hasta una altura que los vecinos de Orihuela dejaron marcado en la pared para el recuerdo de la gracia de nuestro señor.


Calle del Ángel

MILAGROS DE ORIHUELA

jueves, 3 de septiembre de 2015

Orihuela Misteriosa: La Curiosa Lechuza en la Iglesia de Santiago


Imagino que a estas alturas, todos los que estén leyendo este artículo hayan sido capaces de ver la increíblemente divertida película de George Lucas: Indiana Jones.

Si la recuerdan todavía, durante el film, hay una escena en la que para llegar a un punto exacto en la búsqueda del Arca, Indi tiene que colocar un artefacto tallado en un punto de una ruina para que sea atravesado por un rayo de luz del sol y que este indique el camino al que hay que dirigirse para continuar con la búsqueda.

Pues bien, para probar que la realidad siempre supera a la ficción, les voy a hablar de una cosa similar que ocurre en nuestra cuidad de Orihuela para que vean que hay muchas cosas interesantes que cada día pasan desapercibidas por nosotros.

En la fachada de la Iglesia de Santiago hay esculpida una lechuza a la derecha del apóstol en la entrada.



Este animalito tiene la particular característica de que cada año, cada día 21 de Junio, coincidiendo con el solsticio de verano, el sol lanza un único rayo que incide sobre ella de manera directa sin hacer ningún tipo de sombra. (Sólo una vez cada año)

Calculando una hora aproximada en la que sucede este fenómeno tan curioso podríamos decir que es sobre las ocho de la tarde.

¿Con qué objeto se tomó tantas molestias el autor de esta escultura?
¿Qué clase de conocimientos astronómicos tendría para que esto sucediera solo una vez al año?

Pasen ustedes y vean.

EXPEDIENTES X

Leyendas de Orihuela: la leyenda de la Santísima Virgen de Monserrate


En la época en la que los visigodos eran los habitantes de nuestra querida orihuela, Sobre una de las puertas de la ciudad se veneraba la imagen conocida como de María madre de Dios de la Puerta. A su lado, estaba situada la Ermita de San Julián. (Donde actualmente reside su santuario).

Esta imagen, según cuentan algunas antiguas leyendas fue traída por un discípulo del Apóstol Santiago el Mayor de nombre San Trifón..

Ya en la etapa histórica en la que los árabes se establecieron en nuestros dominios y poco después de que dejara de respetarse el tratado de Teodomiro por parte de los musulmanes, los habitantes de Aurariola por temor a que sus enemigos se hicieran con la imagen venerada decidieronn esconderla bajo una campana en la peña oriolana.

Más tarde, durante la reconquista los oriolanos se pusieron sin descanso a la búsqueda de la imagen removiendo y recorriendo toda la sierra oriolana pero sin obtener su premio.

Pasaron los años y llegados al 1306, una campana invisible empezó a sonar allá a lo lejos en la sierra durante tres noches consecutivas.

Un pastor fue al encuentro de tal milagrosa hazaña, subió a la peña y llegó al lugar en donde sonaba con más intensidad. Allí cavó hasta encontrar una cueva y en su interior encontró una campana.
Al levantar esta se quedó mudo y se postró ante los pies de la que hoy conocemos como la Virgen de Monserrate.

Una imagen de la virgen sentada en una silla con un niño en sus brazos y un pájaro entre los dedos del niño

La leyenda dice que alzada por dos ángeles para mostrarse a Orihuela tras haber pasado oculta durante siete siglos.

En ese lugar se edificó el actual santuario donde se venera a nuestra patrona.


miércoles, 2 de septiembre de 2015

Orihuela curiosa: La Beata que derrotó al Demonio



Orihuela es una ciudad maravillosa que tiene tantos años de existencia que no es difícil encontrar entre sus páginas de la historia un hecho extraordinario o una vida ejemplar que nos llamase la atención.

Un caso para estudio es la ejemplar vida de Antonia Corrover, una religiosa Agustina del convento de San Esteban nacida en Orihuela en el último tercio del siglo XVII.
Esta mujer fue bautizada en la “Pìla de los bordes”.
Y las pocas crónicas que nos llegan nos narran que llevaba una vida tan santa que hasta el demonio dijo de ella estas palabras:


¡Ay de mí, esta beata me destruye!